Últimamente nos estáis preguntando un montón por sesiones de cumpleaños y queremos responder algunas de las preguntas que más nos hacéis.

¿Cuándo se hacen las sesiones de cumple?

Lo ideal es hacerlas a los 10 u 11 meses, antes de que empiecen a caminar. Además, si las hacemos un poquito antes del cumple nos aseguramos que recibiréis vuestras fotos antes del gran día.

 

¿Son seguras estas sesiones?

Por supuesto, las tartas las encargamos a una pastelera profesional que cumple con todos los requisitos sanitarios. Lo único que no os podemos garantizar es que el peque no se coja un buen empacho, porque las tartas están… AAAArrrrrrrg, que se me cae la baba sólo de pensar en ellas!

Igualmente siempre os pedimos que unos días antes de la sesión hagáis unas pruebas en casa con tartas o pasteles e incluso que les manchéis los brazos y las piernas para asegurarnos de que no tienen ningún tipo de intolerancia al huevo, colorante… Ni reacciones alérgicas en la piel. No es nada grave pero tampoco queremos sustos el día de la sesión.

 

¿En qué consisten las sesiones?

La sesión está dividida en 4 partes:

La primera hacemos un decorado sin temática de cumpleaños para que no sea 100% mono temática la sesión y os llevéis un poco más de variedad.

La segunda ya es con el decorado de cumple y con la tarta. Aquí tiene total libertad para jugar, comer, destrozar la tarta… No hay reglas!

La tercera es en nuestra bañerita para relajarnos un poco después de la locura del Smash Cake!

Y por último hacemos una fotito con los papis para que os quede el recuerdo!

 

¿Tengo que llevar algo?

Nada de nada, sólo muchas ganas de pasar un buen rato, nos encargamos nosotros de todo, la tarta, el atrezzo…

 

Os enseñamos un pequeño resumen de la sesión de esta preciosidad!